5 March, 2015
Laura Montes Arboleda

Los colaboradores: Activos fundamentales para la innovación

Los colaboradores, activos fundamentales para la innovación - Por Laura Montes

La “innovación” se ha convertido en una palabra de moda en el ámbito organizacional, sin embargo con frecuencia es un concepto mal entendido y sub-valorado. Muchas veces se concibe la innovación como un acto de inspiración para crear productos y servicios a cargo de unos pocos afortunados que trabajan en los laboratorios y en el departamento de Investigación y Desarrollo de una compañía. Contrario a este pensamiento, la innovación debe formar parte del ADN de una compañía, y debe ser aplicada en los diferentes procesos de la organización por todos sus integrantes.

La innovación en procesos significa su reconsideración y rediseño para alcanzar mejoras significativas en costos, calidad, servicio y agilidad de respuesta en las organizaciones. Vale la pena aclarar que el concepto de innovación en procesos es diferente a la mejora de procesos. La innovación persigue un nivel de cambio radical mientras que la mejora pretende realizar el proceso de la misma manera pero con un nivel de eficiencia y efectividad más alto. Ambos elementos deben coexistir en la organización para alcanzar un equilibrio. La innovación genera un estándar revolucionario de desempeño a corto plazo, que debe ser mantenido por medio de un proceso de mejora continua.

Para fomentar la innovación en procesos, las organizaciones deben incentivar comportamientos en sus empleados orientados a potencializar el talento y el liderazgo innovador tales como: preguntar y desafiar las formas convencionales de hacer las cosas y generar condiciones favorables de cambio; observar a los clientes, proveedores y competidores para entender sus tendencias y así implementar nuevas propuestas; experimentar para descubrir nuevas iniciativas y saber aceptar el fracaso que puede presentarse con la experimentación; y conformar redes colaborativas con personas internas y externas a la organización que puedan ofrecer puntos de vista diferentes para enriquecer el proceso de innovación.

Hoy las compañías han desarrollado diferentes metodologías para implementar sistemas de innovación en procesos. No obstante es recomendable, para estructurar una metodología organizada y exitosa recorrer los siguientes pasos:

1) Definir objetivos retadores para los procesos.

2) Revisar los resultados actuales de los procesos y calcular la desviación frente a los objetivos retadores.

3) Analizar los flujos de proceso, determinar posibles soluciones y diseñar un plan de acción.

4) Definir los recursos laborales y económicos necesarios.

5) Asignar responsabilidades y determinar expectativas.

6) Establecer indicadores y controlar la mejora del proceso por medio de un monitoreo constante.

En conclusión, la clave para llegar a ser una empresa innovadora es potencializar el talento y el liderazgo innovador de todos sus colaboradores e integrar en todos los procesos de la organización mejoras radicales y mejoras continuas para convertir buenas ideas en negocios rentables de una forma ágil, eficiente y efectiva.

Por Laura Montes Arboleda

(Visited 358 times, 1 visits today)
 
Volver
 

* Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los autores de los blogs y no necesariamente comprometen la posición de Dattis Consultores.