15 March, 2017

El rol de los presidentes de compañías (CEO) en las redes sociales

un gerente estar en redes sociales

Una pregunta común es si un CEO debe o no participar en las redes sociales. Aunque podría creerse que lo común es encontrar a los líderes corporativos en las redes sociales, el estudio 2015 Social CEO Report evidencia que no todos utilizan estos espacios como un canal para posicionarse como líderes.

Leyendo de todo un poco, me encontré con el “2015 Social CEO Report[1], un estudio que analiza los perfiles sociales de todos y cada uno de los CEO que integran la lista FORTUNE 500®, en las seis redes sociales más populares (Twitter, Facebook, LinkedIn, Google+, Instagram y YouTube).

Dentro de los principales hallazgos del estudio se encuentran afirmaciones como que más del 60% de los CEO de las grandes empresas del mundo no tienen presencia social en absoluto; ninguno de los CEO de las empresas F500 está activo en las seis principales plataformas sociales y, sólo el 60% de los CEO que tienen cuentas en Twitter, en realidad están tuiteando de manera activa.

Frente a este panorama -que por supuesto no dista de la realidad de los empresarios y directivos de entidades en Colombia-, la gran duda que surge es ¿por qué no están presentes?, ¿lo identifican como una decisión negativa o riesgosa para su reputación y la de la empresa que representan?, o simplemente, ¿persiste el desconocimiento sobre el funcionamiento del entorno social 2.0 por parte de los máximos líderes de las compañías?

Si bien estar o no en redes sociales no es un indicador indispensable para medir la buena gestión de los directivos, un ejercicio riguroso de participación en este canal puede convertirse en una ventana de oportunidad para que los CEO se fortalezcan como voces de autoridad en sus áreas de conocimiento o en otros temas que construyen capital de opinión, en un medio cada vez más relevante, próximo y  necesario en la comunicación corporativa.

Ahora bien, por la razón que sea -falta de conocimiento, tiempo, o simplemente de interés-, lo más común es que el CEO que decide estar en redes entregue la administración de sus perfiles personales a alguno de sus colaboradores (asistentes personales o área de comunicación).

Frente a esta opción es necesario reflexionar sobre el valor de la información que se publica y si este esquema de “tercerización” impacta en la credibilidad del directivo, teniendo en cuenta que no es su propia opinión y “voz”, y que seguramente su perfil se convertirá en un espejo de los mensajes publicados por la organización.

Sin duda, la decisión de participar en este canal no es menor, debe ser estratégicamente pensada e implementada. Desde mi punto de vista, si es una decisión del líder estar presente en las redes sociales, la mejor opción sería asumirlo como un foro de posicionamiento que, si bien debe obedecer a la estrategia de comunicación empresarial, demuestre la identidad y sello propio de su propietario.

Eso sí, bajo ningún punto de vista, una alternativa es emplear aquellas frases o disclosures que algunos líderes utilizan para advertir a sus seguidores que las opiniones que se expresan en sus redes son “estrictamente personales”. Se es vocero en cualquier escenario, situación y canal de comunicación.

Claramente la presencia de directivos en la red no puede ser tomada como un asunto superficial. No es cuestión solo de estar, sino de entender la relevancia del canal para aportar a la reputación y a la comunicación institucional. Eso sí, con elementos diferenciadores, con unos objetivos e información coherentes con el estatus y criterio que caracterizan al líder.

[1] Para consultar el estudio: http://www.ceo.com/social-ceo-report-2015/

(Visited 224 times, 1 visits today)
 
Volver